• Changuitos. Un día en Yacochuya.

    El DOCUMENTAL -dirigido por Antonio Tita Productora- narrará un día de trabajo en la escuela rural, a partir de la experiencia del laboratorio Circópolis en la Escuela rural de San Pedro de Yacochuya. Lo significativo del día a día en esta escuela rural es su condición de jornada completa y multigrado. Ya estamos en plena post-producción y se prevé su lanzamiento para finales de 2016.
  •  

    En nuestra sociedad red, todo espacio es un aula. Y el más inteligente del aula no es el docente, sino la red que se conforma allí y la fuerza de sus interacciones. Sin embargo la educación básica aún sigue centrando su diseño pedagógico en lo que sucede en el aula. Incluso la currícula universitaria sigue diseñándose así. Pero más allá de las asignaturas y la hora de clases, existe un enorme vacío.

    Muchos vemos innovación pedagógica cuando descubrimos un diseño de experiencias sin fronteras físicas, ni de horarios y mucho menos de asignaturas. Y cuando niños y adolescentes se vuelven los propios diseñadores de sus experiencias, en la escuela y en su comunidad.

    Pero, ¿cuáles son los entornos de la educación formal que más empatizan con ese concepto de aula expandida y en red? Pensamos en la educación rural. Si bien aún muchas escuelas rurales latinoamericanas deben solucionar sus deficiencias de infraestructura y conectividad, muchas ya lo hicieron.

    Así, la escuela rural se vuelve un espacio donde el docente es más un mentor que un divulgador de contenidos, los niños aprenden y se mezclan en base a su identidad comunitaria,  comen y juegan juntos sin importar edades.

     

  •  

    Y lo que es más importante, los docentes acompañan el crecimiento de sus niños hasta convertirse en adolescentes, poseen un mapa mental claro sobre quién es el niño, cuál es su familia, qué dificultades puede tener o cómo explotar mejor sus capacidades. Pero quizás estábamos idealizando mucho a las escuelas rurales. Nos faltaba trabajo de campo para poder trasladar los aspectos más valiosos del modelo rural de enseñanza a los entornos urbanos más masificados y anónimos, donde solo el aula es un aula. Y sobre todo aprender como un niño se puede volver un diseñador de experiencias comunitarias.

    En 2015 conocimos una hermosa escuela rural en San Pedro de Yacochuya, en los bellos Valles Calchaquies salteños, Argentina. 45 alumnos, 3 docentes, familias reconocidas por los docentes, y un entorno pedagógico bellísimo. Decidimos volver en 2016 y durante un mes, codiseñar con los niños, docentes y familias innovación social local, basado en un desafío local concreto que entre todos pudiéramos encontrar la solución y ejecutarla. Lo hicimos desde el respeto, el silencio de primero escuchar a la comunidad y solo ponernos a sus órdenes para innovar juntos.

    Esta es la experiencia que narraremos en nuestro documental, que ya está en plena post-producción y se prevé su lanzamiento para finales de 2016.